Una de las afecciones de la piel más comunes, es la dermatitis atópica. Se caracteriza por provocar hinchazón y enrojecimiento continuo en ciertas zonas de la piel. En realidad, es una afección típica en bebés de 2 a 6 meses, que se va quitando con el tiempo.

Por lo general, las personas con dermatitis atópica son aquellas que sufren de alguna alergia, rinitis alérgica o eccema. Si bien, existe una gran variedad de factores que provocan la dermatitis atópica, la mayoría de las veces también se debe a situaciones como: contacto con sustancias o químicos irritantes, estrés emocional, perfumes agregados en jabones para la piel, piel reseca, alergias al moho, polen, pelo de animales, etc.

El tratamiento para controlar la dermatitis atópica está basado en cremas corticoides y una hidratación de toda la piel. A veces, es necesario administrar también corticoides orales.